viernes, 17 de julio de 2015

Lectura Salada: Mamá come sano

Hace poco que finalmente he podido volver a leer a ratos y aunque tengo varios libros en proceso este ha sido el que primero he terminado. Probablemente porque es un libro que se lee muy bien, ligero, ameno, con datos y curiosidades... y quizá por mi pasado como devoradora de libros de dietas.

¿Conocéis a Julio Basulto? ¿Habéis leído algo de él? Probablemente sí. Bien porque conocéis y/o practicáis el BLW, bien porque sus artículos por ejemplo en la revista Eroski Consumer suelen correr entre los grupos de madres en las redes sociales.

Siempre me ha parecido una persona muy correcta, un referente en su campo, una voz sensata en el mundo de la alimentación, algo que la verdad cuesta encontrar. A veces me canso un poco de la propaganda anti-leche y pro-batidos verdes, no sé si os pasa... y sus opiniones me reconfortan!


El libro se centra en la alimentación en 3 importantes etapas en la vida de la mujer: antes del embarazo, durante el mismo y durante la lactancia.

En general, la idea es siempre la misma, y es que la dieta sana no cambia por más que cambien las circunstancias, se basa siempre en lo mismo: eliminar alimentos superfluos y basar la alimentación en:

  • frutas, verduras, hortalizas (5 al día es el mínimo)
  • legumbres
  • pan integral, pasta integral, arroz integral
  • en menor medida: pescado, lácteos bajos en grasa y aceites vegetales

Quizá os sorprenda este dato, pero los embutidos no forman parte de una dieta sana. Es raro, raro, muy raro una dieta que no incluya un poco de pechuga de pavo. Por eso os repito, os sorprenderá, pero descubriréis cuál es la cantidad recomendada para su consumo... vale, os lo desvelo: 0 g.

Basulto insiste a lo largo del libro en los beneficios que se desprenden de cambiar nuestra dieta e incorporar el ejercicio a nuestra vida (no menciono eliminar alcohol y tabaco porque doy por hecho que no están presentes en la vida de una madre futura o lactante, a pesar de los datos que él aporta en el libro!). Es increíble la cantidad de muertes (sí, muertes) que se evitarían con cambios en nuestro actual estilo de vida, por lo que siempre es buen momento para seguir sus recomendaciones, pero en el caso concreto en que se centra el libro, ¿qué se puede conseguir con el cambio de hábitos?

Durante la búsqueda del embarazo

  • Un buen estilo de vida aumenta a la calidad de óvulos y espermatozoides (ejemplo tomado del libro: Afeiche y colaboradores publicaron en la edición de julio de 2014 de la revista Journal Of Nutrition que a mayor ingesta de procesados cárnicos, peor la morfología de los espermatozoides y menor número de los mismos)


Durante el embarazo

  • Previene problemas del sistema reproductor de nuestro bebé
  • Contribuye a su correcta formación de piel y membranas
  • Disminuye el riesgo de dar a luz a bebés con un menor coeficiente intelectual
  • Permite una buena formación del sistema nervioso central del bebé
  • Previene trastornos relacionados con la función muscular o el exceso de peso en el pequeño
  • Contribuye al buen desarrollo de sus órganos y aparatos
  • Influye sobre el correcto funcionamiento del sistema inmunitario


Durante la lactancia

  • Ayuda a recuperar lentamente el peso previo al embarazo y a mantenerlo estable
  • Influye sobre la alimentación de los hijos (bien por los pequeños cambios de sabor en la leche bien por el ejemplo)
  • Prepara el cuerpo para el siguiente embarazo

Os ofrecerá además un repaso a todas las vitaminas y complementos que se pueden tomar durante estas etapas, o más bien que se suelen recomendar, en muchos casos sin resultados o incluso con resultados adversos.

Por último, también os despejará dudas si sois vegetarianas respecto a cómo enfocar la alimentación y suplementación en este período de vuestras vidas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado, compártelo